“IMPORTANTE”

“De la exactitud del entendimiento de la realidad a la que arribemos depende todo nuestro futuro. Si hemos sido generosos con lo que ocurre, nos encontraremos con que nos faltan elementos cuando nos decidamos a actuar. Si por el contrario somos críticos en exceso, nos encontraremos con que estamos repitiendo cosas que ya tenemos y produciremos no solo repetición, sino daño.”

EL MANAGER

Del libro “Como Ganar Poder” de Jaime Maristany

EL MANAGER

Cuando una persona necesita ayuda y le da parte de lo que está haciendo a otra, se convierte en manager.
Manager es quien coordina una o más personas para el logro de un objetivo determinado. En la organización es manager quien tiene alguien arriba y alguien abajo en la jerarquía.
Cuando una persona no tiene nadie arriba suyo en la jerarquía organizacional es el accionista o el fundador.
Cuando una persona no tiene nadie debajo de ella en la jerarquía organizacional es un empleado, operario u otra denominación que no ejerce poder sobre otras personas.
Entre el accionista y el operario están quienes han recibido poder para llevar adelante su puesto coordinando un grupo.
Un accionista o fundador puede ser al mismo tiempo manager. Esto tiende a confundir los roles. Se pueden aclarar las tareas propias del manager (planificación, organización, liderazgo y control), de las del accionista o fundador( temas reservados, la estrategia de la dirección de la empresa, su constitución y mantenimiento como tal). Pero cuando se da esta duplicidad estas fronteras no suelen ser claras ni respetadas y esto confunde a las personas.
El manager no es líder. Y básicamente no es líder porque recibe su poder de arriba mientras el líder lo recibe de abajo. El líder se hace tal porque sus seguidores lo proclaman líder. Una persona se puede proclamar líder, pero si no tiene seguidores un líder podrá ser un intelectual o un solitario pero no será líder.
Por otra parte el líder está basado en su carisma. Esta caracterisitica, que nos es incomprensible, es simplemente algo que hace que esa persona atraiga a otras y las haga seguirlo. El carisma no se hace, con carisma se nace. Sino no se tiene y este es un hecho
distintivo fundamental entre el líder que lo es por carisma y el manager que lo es por aptitud y por formación.
Esto se hace más evidente cuando un manager se retira: se le hace una reunión de despedida – o no- y se va. Quienes reportan a él, siguen en sus puestos, no lo siguen como los seguidores siguen a su líder. El otro hecho fundamental es que el lider recibe el poder de sus seguidores, mientras el manager recibe el poder de sus superiores.
Sin embargo hay un bombardeo sistemático por denominar líder al manager. Esto nace así en EEUU y se debe básicamente a dos hechos:

1) en primer lugar en inglés hay una sola palabra para definir este fenómeno, la palabra leadership, mientras en castellano podemos hablar de conducción, lo cual en inglés,conduct, tiene otro significado.

2) pero además llamar líder al manager es glamoroso, suena importante y le da como una jerarquía superior. El error es tan grande como confundir a De Gaulle con un gerente de logística. Cada uno tiene sus virtudes, pero por de pronto ningún gerente general o C.E.O. quisiera tener a De Gaulle como gerente en su equipo.

Lo malo de esta situación es que el gerente o futuro gerente sienten que no están cumpliendo o no están siendo como deberían ser y esto los hace sentir críticos hacia sí mismos y tratando de conseguir lo que no es parte de su puesto; al mismo tiempo hay otra tendencia que hace que ya que uno está tan lejano a como debería, llame al autor que nos dice que clase de persona debemos ser para que nos asesore. Con lo cual el autor ha conseguido un cliente.
Por otra parte el manager tiene la inmensa ventaja de que puede formarse, puede estudiar, adquirir nuevos conocimientos, lo cual no puede el líder para ser líder. Podrá estudiar para conocer otros campos, pero su carácter de líder se lo da solamente su carisma.
El manager entra a la empresa porque así lo decide, pero no bien da su consenso para ingresar se ve involucrado en el conflicto que describió Dahrendorf, es decir la asimetría que supone que haya personas que tienen mas poder que otras, asimetría que no tiene
solución y que solo puede ser administrada al nivel de conflicto más bajo posible. Esto lo tiene que hacer el manager para sí y para los demás, administrando su poder con prudencia.